Santuario Vacaloura

Fuyu

equines
Apareció abandonado
Vivía en un carrusel de ponys
Tiene problemas de articulaciones
Sus mejores amigues son Wendy y Miguel

LA HISTORIA DE FUYU

El pequeño pony Fuyu o Fuyucornio, como nos gusta llamarle al equipo del santuario por ser nuestro pequeño unicornio, vino desde Albacete con algo menos de 2 años de vida. Allí apareció abandonado después de que un carrusel de ponys abandonara la ciudad, por lo que pensamos que fue un descarte de este cruel negocio. Eso encaja con sus problemas de articulaciones que, probablemente, se deban a una deficiente alimentación en la primera etapa de su vida.
Es el amigo inseparable de Wendy, nuestra abuelita, y si por calquera motivo de fuerza mayor tenemos que separarles, se pone muy nervioso y se llaman mutuamente hasta que volvemos a juntarles. Hacen una pareja adorable.
También le gusta mucho chinchar a su compañero Miguel, que es mucho más joven que Wendy y al que a veces arrastra a sus juegos, corriendo por el terreno o mordiéndole la cabezada para chincharlo.