Santuario Vacaloura

Alma

equines
Fue rescatada por APADAN
Un día se rompió la cadeira
Necesita cuidados especiales en su pata deformada
Es la amiga inseparable de Platero

LA HISTORIA DE ALMA

Alma era explotada trabajando en el campo. Un día su cadeira se rompió y lejos de recibir los cuidados que necesitaba, simplemente la dejaron tumbada, esperando a que se le pasara. El la mayoría de los casos, cuando un equine rompe la cadera o una pata termina siendo sacrificado porque operarlo supone un gasto muy alto y suelen preferir comprar otre. Alma tuvo la suerte de que su cadera se soldara sola y de no tener ninguna complicación mientras ese proceso se llevaba a cabo (infecciones, cólicos o paradas gástricas,...). Sin embargo, una de sus piernas quedó deformada para siempre y eso le provocó dolor crónico y la necesidad de un cuidado especial en su casco ya que, al apoyar mal ese pié, el casco crece de forma irregular aumentando su dolor y manteniéndola postrada si no se le cuida adecuadamente. Por este motivo y porque las personas que la explotaban ya eran mayores decidiron cederla al santuario por medio de la intervención de la protectora APADAN.
Alma es una burra muy pequeñita, que viene de trabajar toda la vida, sin embargo conserva un carácter afable y cariñoso. Le gusta la gente y las caricias, las comidas ricas como la fruta de los desayunos o las lechugas recién cogidas de la huerta del santuario. Es la amiga inseparable de nuestro cascarrabias Platero y, donde ella vaya, él va detrás. Forman una pareja adorable.